Es indudable que Haruki Murakami se ha convertido en pocos años en embajador de la literatura proveniente de Japón. El autor se ha convertido en un superventas conquistando el mercado europeo y americano – además de ser el eterno candidato al Premio Nobel de Literatura – pero hay mucha más literatura exquisita en el país del sol naciente que nos estamos perdiendo.

Si quieres lanzarte a conocer en profundidad la cultura nipona de la mano de algunos de sus escritores contemporáneos hemos confeccionado una lista de lecturas imprescindibles. Con permiso Murakami.

Yasunari Kawabata

Kawabata es un peso pesado de la literatura japonesa, tiene el mérito de ser el primer autor de Japón que ganó un Nobel literario (1968). En palabras de la organización del Premio ganó por “su maestría narrativa y gran sensibilidad que expresa la esencia del pensamiento japonés”. El comité citó tres obras destacadas: País de nieve, Mil grullas y Tokio. Por suerte, la editorial Austral ha traducido gran parte de la obra de Kawabata entre las que se encuentran las tres novelas destacadas en los Nobel.

He tenido la oportunidad de leer Mil grullas (a la espera de que caigan en mis manos Tokio, País de nieve oLa bailarina de Izu) y se trata de una lectura magnífica y recomendada. El autor explora los límites de nuestros deseos, el remordimiento, la sensualidad y la nostalgia. Una historia coral donde cada gesto puede suponer la redención o la destrucción total de un personaje.

Banana Yoshimoto

Cuando un amigo me habló de la escritora Banana Yoshimoto me sentí fascinada por su seudónimo. “Seguro que sus escritos tampoco pasan desapercibidos”, pensé. Y no me confundía.

Yoshimoto adoptó el nombre artístico Banana por su amor a la naturaleza y porque las flores de plátano son bonitas y andróginas, explica en varias entrevistas. Ella es hija de Takaaki Yoshimoto un intelectual japonés creador del movimiento Nueva Izquierda y su obra nunca ha pasado desapercibida.

El trabajo de Yoshimoto aborda principalmente dos temas: el agotamiento de los jóvenes japoneses en la cultura contemporánea y la forma en que las experiencias traumáticas dan forma a nuestra vida. Entre sus influencias se encuentran Stephen King, Truman Capote o Isaac Bashevis Singer.

La autora es conocida como máxima representante de la generación X japonesa gracias a su ópera prima, Kitchen. En esta obra narra la vida de una joven tras la muerte de su abuela y como sus emociones dejan paso a la sabiduría ancestral. La editorial Tusquets publicó ésta y otras novelas de Yoshimoto, así que no tienes excusa para empezar a leerla.

Yukio Mishima

La vida de Mishima es fascinante por derecho propio. Murió cometiendo el suicidio ritual japonés seppukutras fracasar al intentar organizar un golpe de estado. El rito, parte clave del código de los samuráis, se trata de un acto voluntario de quitarse la vida para morir con honor sin que las tropas enemigas pudieran apresarlos. Así, Mishami siguió el proceso escribiendo un poema momentos antes de su propia muerte y siendo finalmente decapitado por un compañero.

Antes de quitarse la vida, Mishima envió la última parte de la tetralogía El mar de la fertilidad a su editor. Con su decisión, Japón pierde a uno de los intelectuales más influyentes de los últimos tiempos y uno de los escritores más importantes de la historia.

Entre sus muchos libros destaca Nieve de Primavera, considerado el testamento ideológico de Mishima, expresando su rebeldía contra la sociedad japonesa de los años setenta. La novela se articula en torno a la trágica historia de amor de dos jóvenes.

Natsuo Kirino

Kirino es una autora absolutamente rompedora en el ámbito cultural japonés. Su novela Out recibió una oleada de críticas que recriminaban que las protagonistas fuesen mujeres que comenten crímenes con gran violencia, y sobre todo, criticaban que una mujer (casada y con hijos) fuese capaz de escribir sobre esa temática en vez de dedicarse a escribir historias de amor. Estas críticas retratan a la perfección a una parte de la sociedad japonesa, anquilosada en otra época.

Kirino comenzó su carrera escribiendo ficción romántica pero pronto se pasó al género detectivesco la novela negra. Un género que se encuentra en pleno auge en Japón.

Su obra ha sido publicada casi en su totalidad al inglés, sin embargo en castellano solo encontrarás Out(2009), Grotesco (2011) y Crónicas de una diosa (2015). Una buena muestra de su estilo inconfundible.

Ryu Murakami

No, Ryu no es familiar de Haruki Murakami aunque en Japón (y parte del extranjero) sea conocido como el otro Murakami. Sus estilos y temáticas se encuentran en las antípodas, Ryu tiene una prosa más arenosa y desenfadada, tratando temas como la droga, la violencia y el mundo del crimen.

Si te gustan autores como Chuck Palahniuk o Bret Easton Allis sin duda Ryu encajará con tus preferencias literarias.

Su obra más célebre es Azul casi transparente (Anagrama, 1997). Los protagonistas son jóvenes envueltos en drogas, conciertos nocturnos y violencia. Historias del Kronen a la japonesa, pero con pinceladas autóctonas muy interesantes. Es interesante ver cómo los jóvenes de lugares tan diferentes encuentran la misma vía de escape, el problema es diferente pero la reacción es similar.

Si te quedas con ganas de más historias de decadencia y autodestrucción también han sido traducidos al castellano Pircing (Escalera, 2011) y Los chicos de las taquillas (Escalera, 2010).

Extra

Resumir la extensa lista de buenos autores contemporáneos de Japón es una tarea demasiado difícil. Por eso a modo de bonus track no queremos dejar de nombrar a estos otros escritores… ¡Toma nota!

Miyuki Miyabe es una prolija autora especializada en crimen, fantasía, horror y ciencia ficción. Es tan relevante que buena parte de sus libros han sido adaptadas a películas y animes siendo una verdadera celebridad en el país. La editorial Quaterni ha traducido al castellano algunas de sus novelas más importantes.

Kenzaburo Oe es otro autor japonés galardonado con el Premio Nobel de literatura en 1994. Nació en los bosques de Shikoku, una tranquila isla al sur de Japón, y este hecho influye enormemente en las emociones que impregna en su obra. Sus personajes caminan a medio paso entre la soledad y la supervivencia por los hechos dramáticos que parten sus vidas, y en muchos casos se encuentran afincados en rincones remotos.

Como suele pasar con los escritores que ganan un Premio Nobel sus libros han sido traducidos casi en su totalidad al castellano. Una buena muestra de su personalidad son Muerte por agua (Seix Barral, 2014), Renacimiento (Seix Barral, 2009), Salto morta(Austral, 2010) o El grito silencioso (Anagrama, 2004).

Por último, si actualmente existe un personaje polémico en Japón sin duda es Shintaro Ishihara, Gobernador de Tokio hasta el año 2012 y tristemente conocido por su política de extrema derecha en contra de los extranjeros en Japón, especialmente contra los llamados sangokujins, una forma despectiva de referirse a gente de Taiwan, Corea o China. Si eres capaz de obviar su reprobable vida pública actual, debes saber que Ishihara escribió algunas buenas novelas en su juventud. Este es el caso de La estación del sol (Gallo Nero, 2014) novela en la que describe a la llamada generación tribu del sol que nació en el Japón de posguerra. Imperdible.

Tags:

  • Cristina Garcia

    Jefa de redacción

    Es una pena que no podáis escuchar mi diálogo interior. De esa idea desquiciada surge esta revista, no es mi culpa, me obligaron mis entrañas.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Samurai Gourmet. El arte de degustar la vida.

Un día soleado. Sales de casa sin rumbo fijo. Tras un paseo disfrutando del ...

Al-Qattan: Un cuento de hadas en plena guerra

Érase una vez, en la Ciudad de Gaza, un grupo de niñas dispuestas a ...

Cuatro cuadros, cuatro vidas en el Thyssen

“Contra toda opinión, no son los pintores sino los espectadores quienes hacen los cuadros” ...

Algo saben los Simpson que nosotros todavía no

Algo saben los Simpson que nosotros todavía no. Y es que cuanto más me ...