Héroes del Silencio germina en Zaragoza a mediados de los años 80 como un grupo musical formado por Juan Valdivia, Joaquín Cardiel, Pedro Andreu y Enrique Bunbury, y que se convirtió en muy poco tiempo en unos de los más exitosos grupos del Rock español.

Si algo se puede destacar de este mítico grupo son sus letras, la garra metafísica y feroz en cada verso que latía en sus canciones y una imagen muy particular que perfilaba el aire con giros de pujanza resistente. La carga poética de las canciones escritas por Héroes es muy marcada y evidente, estrofas rebosantes de filosofía donde nos podemos encontrar varios dominios literarios:

El autor irlandés Oscar Wilde, cuyo voraz sarcasmo llega hasta nuestros días, es un claro referente del grupo, sobre todo en lo que al vocalista del grupo se refiere, ya que Bunbury es uno de los personajes sacado de su obra “La importancia de llamarse Ernesto”.

También el autor francés Charles Baudelaire es una de las influencias más destacables dentro de la poética del grupo zaragozano. El poeta, ensayista y novelista francés opinaba que la vida es una constante decadencia, un gesto vital que nos podemos encontrar en canciones como “La Decadencia”: “La decadencia está prohibida en tu mente, la caída pierde altura por momentos”.

Otro autor a resaltar en la historia de estos rockeros es el poeta inglés Sir William Blake; así es que el nombre de Blake se deja ver en la canción “El Camino del Exceso” junto con la famosa frase “el camino del exceso nos dirige hacia el templo de la sabiduría”. La figura de este autor otorga a Héroes un carácter agitador y anti sistema.

Esta forma de ver la vida -y el desamor- se vislumbra con claridad en la canción “La Chispa Adecuada”, donde la fuerza de los seres vitales que han sido dañados brota de modo indudable, dando lugar a una canción que, con el paso de los años, se ha ido convirtiendo en un himno de masas.

La influencia intelectual de Pablo Neruda también está presente de forma clara en las incombustibles letras de Héroes. Esta influencia se puede considerar en la canción “Opio”, influida por el poema “Opio en el este”, del poeta chileno.

Sin embargo, y pese al paso de los años, Héroes todavía resuena con fuerza y continúa ganando adeptos dentro de las nuevas generaciones que reivindican un estado de plenitud musical, una necesidad de entregarse a la música para intentar olvidar un mal día o un mal trago… un gesto de rebeldía que nos permita continuar adelante -mar adentro- con agallas, siempre hasta el final.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

La biblioteca más antigua del mundo debe su existencia a dos mujeres

Los amigos que viajaron a Fez antes que yo me advertían del olor desagradable ...

El viento en la cara: entender el mundo en el que nos tocó vivir

Nuestra capacidad para observar el mundo que nos rodea es limitada, sujeta a varias ...

Iñárritu, empezar desde el principio

Juzgar a un director de cine por una sola película es completamente absurdo, así ...

Río Babel, el festival iberoamericano que estábamos esperando

Lo admito, me encantan los festivales. Las horas frenéticas que lo preceden y el ...